Hermosillo, Sonora.- Es el momento del bacanora, aseguró Laura Espinoza, presidenta de la recién instituida Asociación de Mujeres del Bacanora y Maguey de México. A nivel mundial se ha abierto un espacio para algo nuevo, que engloba historia, cultura y tradición, un espacio en el que las mujeres de Sonora están dispuestas a ocupar un lugar importante.

La empresaria explicó que la asociación integrada por 35 mujeres, se constituyó en febrero del año en curso y que aunque su creación es nueva, los planes a largo plazo implican no sólo incrementar la exportación de la bebida espirituosa destilada del agave conocido como yaquiana.

También buscan incrementar los mercados internacionales a los que hasta ahora tienen acceso, impulsar la economía de los 35 municipios con denominación de origen, mediante la asociaciones comercial con mujeres que con viveros puedan convertirse en productoras de la plántula, además de alentar el turismo con la “Ruta del Bacanora”.

“Si bien el tequila es la bebida nacional, también es cierto que es un producto ya industrializado y tiene el mercado mundial se puede decir, saturado, y siempre hay un espacio para algo nuevo y diferente. Es el momento del bacanora, todo lo que engloba su historia, cultura y la tradición, porque es 100 por ciento artesanal”, dijo.

Retos a superar
Si bien no será fácil, reconoció, la asociación ha unido a mujeres que durante años han trabajado con el bacanora pero que hasta el momento se mantenían en el anonimato, ahora, juntas, pretenden colocar productos de calidad en todo México, seguir sumando colaboradoras y cumplir con sus metas económicas y sociales.

“Definitivamente ha sido complicado pero entramos organizadas”. dijo, y por el momento, el negocio del bacanora es así para todos, hombre y mujeres. “Sobre todo cuando en Sonora se consumen más litros de tequila de lo que se produce de Bacanora”, resaltó.

La que hasta septiembre del 2018 fuera presidenta municipal de Bacanora, Sonora (pueblo de la sierra de donde es originaria la bebida), cree que los 77 años de prohibición han marcado al producto, sobre todo ante las autoridades, ya que aunque desde el 2000 se obtuvo la Declaratoria de Denominación de Origen para los 35 municipios, hasta la fecha solo se han otorgado 45 licencias, de las cuales, solo dos cuentan con certificación oficial.

“Desafortunadamente en Sonora se conoce poco acerca de esta bebida. Porque es cierto que la prohibición arraigó al bacanora en la sierra de nuestro estado y eso le da el valor de la tradición que lucha por sobrevivir, pero también hizo que las autoridades lo sigan viendo como un problema de salud, no como un proyecto cultural de tradición”

Es por ello que resaltó, cada socia está dispuesta a explotar sus conocimientos y experiencia para la planeación de proyectos enfocados en cada rubro que tiene que ver con el bacanora, desde planes de capacitación para la plantar agave, hasta en la promoción de políticas públicas que dan una base firme a su trabajo y resultados.

Camino ya recorrido
A corto plazo, considera que han avanzado rápido, gracias a socias como Adriana Torres y Mirna Grajeda, fundadoras de Casa Tetakawi, quienes han logrado colocar su producto en California, Arizona y Las Vegas, así también la bebida que embotellan, “Pascola”, ha logrado múltiples reconocimientos a nivel mundial.

Por el momento, algunas productoras trabajan en el registro de marca y en enero, con la posible apertura para la verificación de hasta diez marcas, esperan que al menos tres, sean de mujeres afiliadas a la asociación.
Laura Hernández detalló que la asociación forma parte de la Red Nacional de las Mujeres del Maguey y del Mezcal, así como de la las Mujeres del Tequila, el Sotol y La charanda.

“Estamos trabajando unidas en una red nacional para lograr lo que estamos buscando las mujeres, no sólo estamos logrando posicionar el bacanora sino el mezcal y el tequila, en todos lados la cuestión de género está muy presente en la industria de las espirituosas”.

En su caso, dijo, como oriunda de Bacanora, el compromiso por impulsar la bebida la adquirió desde antes de ser presidenta municipal de la ciudad, por eso la controversia después de la creación de la asociación no cambió su parecer, menos aún cuando en eventos y convenciones los asistentes preguntaban por sus jefes o los fundadores de las marcas que representan (aspecto que reconoció entre risas).
Aún así, considera que la extrañeza de los productores varones, así como del mercado acostumbrado a hacer negocios con hombres, será pasajera, ya que asegura, en el bacanora no hay competencia, “al contrario, estamos fomentando la unidad para incidir con las autoridades, que entiendan que el desarrollo económico es grandísimo y con la gente, que reconozca su historia en el bacanora y que se sienta orgullosa de él”.

Dato* En 1915, Plutarco Elías Calles prohibió la fabricación de alcohol en el Estado. Un siglo después, en 2018, el IMPI otorgó Denominación de Origen al Bacanora.

Deja un comentario