jardín para polinizadores

Hermosillo, Sonora.- Plantas, árboles y frutos que forman parte de la identidad sonorense dependen directamente de los polinizadores, los cuales hacen posible el 80% de las especies de plantas comestibles del planeta.

A pesar de su importancia en la conservación del medio ambiente, en la región se han desplazado algunos de los hábitats nativos del Desierto de Sonora con la construcción de ciudades y caminos, sin embargo esta acción puede contrarrestarse al sembrar jardines para polinizadores en hogares, escuelas, parques y en los distintos espacios de la comunidad.

Acorde a la guía de campo publicada en la obra Polinizadores del Desierto Sonorense esto se puede lograr fácilmente al incluir y cuidar los principales elementos de su hábitat: alimento, agua, abrigo y espacio. ¿Cómo lograrlo? A continuación, los sencillos pasos para lograrlo.


Jardín para polinizadores

Las y los expertos aseguran que la creación de un jardín para polinizadores no solo es beneficiosa para el medio ambiente, sino también una experiencia divertida que permite disfrutar su belleza, observar los animales que atrae y dedicarse a planearlo y cuidarlo.

  1. Elegir un tema. Según las plantas y árboles se atraerán a distintos tipos de polinizadores. Por ejemplo, la sábila atrae a los colibríes; el mezquite a las abejas; y el sahuaro a los murciélagos, palomas de alas blancas, y abejas.
  2. Seleccionar la ubicación y hacer un inventario. De preferencia que sea fácil de observar y disfrutar. Haga una lista de las plantas que quiere incluir. Se recomienda tomar nota de dónde se encuentran las partes sombreadas y de dónde pega el Sol en diferentes momentos del día o a lo largo de las estaciones.
  3. Elegir las plantas. Es necesario decidir el tipo de plantas para atraer a los polinizadores y cubrir sus necesidades de hábitat. Opte por una una variedad de plantas (de preferencia nativas) que florezcan en diferentes épocas del año y que sean de colores y texturas que le agraden. Enseguida, piense sobre las necesidades de dichas plantas.
  4. Diseñar y afinar. Luego de haber tomado en cuenta lo anterior, es momento de empezar el diseño y asignar a cada planta el espacio que necesitará para crecer, piense qué plantas agrupará y construya un hábitat de varios niveles con árboles, arbustos y plantas herbáceas.
  5. Diseño final y costo estimado. A medida que refina su diseño, asegúrese de tomar en cuenta los costos, incluyendo plantas, piedras decorativas, escalones, elementos de agua, tierra adicional o irrigación por goteo. Para proteger a las plantas jóvenes podría cercarlas con alambre de gallinero a fin de evitar que conejos y otros animales se las coman; esto también deberá figurar en su presupuesto. Una vez previsto lo anterior, podrá hacer cualquier cambio a su diseño o decidir qué elementos deseará agregar posteriormente.
  6. Sembrar el jardín. Dependiendo de la complejidad del diseño y del número de elementos, podría considerar dividir la construcción en diferentes etapas: construcción física de camas, sistemas de irrigación, veredas u otros elementos de construcción; siembra y aseguramiento del establecimiento de las nuevas plantas, así como su mantenimiento, incluyendo irrigación, fertilización, desyerbado y poda. Una vez que el jardín se haya establecido, observe qué plantas utilizan los polinizadores y de qué manera.

Tip: El agua es importante para las aves, sin embargo no se recomienda tener una fuente o baño, debido a  la posible propagación de parásitos y mosquitos. Prefiera agua en movimiento o por goteo.

Ejemplo de jardín para mariposas
Jardín para mariposas

Si desea atraer mariposas prefiera colocar flores sencillas en lugar de flores dobles; el néctar de las flores sencillas es de más fácil acceso.

Fuente: Polinizadores del Desierto Sonorense

Share: